SOPORTE

PLANTAR

En la Clínica El Paseo recurrimos al tratamiento mediante un soporte plantar sólamente cuando lo consideramos necesario en función de las necesidades del paciente y una vez que la persona conoce las ventajas de su empleo. Nuestro paciente siempre sabe las expectativas de mejoría que implica su utilización.

El soporte plantar es un dispositivo ortopédico que se coloca dentro del calzado y lo utilizamos principalmente para alinear, apoyar y corregir deformidades, lo que conseguimos es modificar la interacción pie y suelo haciendo posible una correcta distribución de la presión plantar.

Con su empleo se mejora de una manera importante la función del pie, es decir lo mantienen en una posición correcta.

Las ortésis plantares realizadas por la Clínica El Paseo, están especialmente indicadas para los pacientes con sintomatología clínica derivada del exceso de fuerzas pronadoras/supinadoras sobre el eje de rotación subastragalino.

Patologías tipo:

Fasciopatías plantares

Tendinitis del tibial posterior

Síndrome del seno del tarso

Pie plano adulto o adquirido

Inestabilidad crónica del tobillo

Periostitis tibiales

Tendinitis peroneales

Rodilla del corredor

Pie plano infantil

Tendinitis aquíleas

Pie cavo

Pie diabético

¿Que objetivo pretendemos conseguir con el empleo de un soporte plantar?

 

Solucionar el problema detectado durante la exploración y estudio de la marcha y que no responde a otro tratamiento que no sea ortopodológico.

 

¿Están realizadas a medida?

 

Están diseñadas según las necesidades del paciente, totalmente personalizadas y no responden a patrones estandar, lo que las confiere un resultado óptimo y se utilizan con el calzado habitual (laboral, cotidiano, deportivo).

 

¿De qué están hechas?

 

Los materiales dependen de una serie de caracteristicas de la persona (edad, peso, actividad, patología) y siempre que es posible combinamos materiales para proporcionar una mayor amortiguación y soporte.

 

Si se trata de una plantilla acomodativa utilizamos materiales suaves o blandos porque el objetivo es proteger, mejorar el equilibro, absorver el impacto del pie contra el suelo (diabéticos, ancianos).

 

En cambio empleamos materiales de alta densidad en las plantillas funcionales, porque el propósito es controlar el movimiento anormal ya que pretendemos cambiar la dinámica de la forma de apoyar, de esta forma conseguimos eliminar o mitigar el dolor en los pies y extremidad inferior.

 

Consideramos que es importante utilizar materiales que tengan un coeficiente elástico suficiente, de esta manera conseguimos mantener la amortiguación del pie así como la capacidad del mismo de adaptarse al suelo.

 

Siguiendo por tanto estos criterios los materiales que mas empleamos en nuestra práctica diaria son:

 

• Copolimeros vinílicos (EVA): con diferencia el que mas trabajamos porque es un material muy ligero, posee gran variedad de densidades y es duradero.

 

• Polipropileno: lo utilizamos preferentemente en niños porque proporciona una magnífica corrección biomecánica.

 

• Fibra de carbono: suele darnos muy buenos resultados en los deportistas que acuden a nuestra consulta, es un material muy ligero y resistente.

 

• Látex: lo utilizamos en los apoyos subcapital y retrocapital así como para las taloneras.

 

¿Cómo se confecciona un soporte plantar a medida?

 

El método es mediante la toma del molde, siendo imprescindible para la individualización del tratamiento y en gran medida el resultado terapeútico depende de un adecuado sistema de obtención del molde.

 

En la Consulta utilizamos como material la espuma fenólica, porque es cómodo, práctico y muy fiable como sistema de toma de moldes ya que refleja de forma fidedigna la morfología del pie, reproduciendo aquellas prominencias o relieves que pretendemos obtener.

 

El proceso de fabricación lo realizamos nosotros e incluye (obtención del molde positivo, diseño del patrón de la ortesis, calentamiento en horno de los materiales seleccionados en el estudio, adaptación mediante bomba de vacio, pulido y acabado).

 

El rigor en la elaboración es máximo y eso nos permite entregar a nuestro paciente un soporte plantar con las máximas exigencias de calidad.

 

Normalmente al mes y al año se hace un seguimiento de la actuación ortopodológica, porque cada individuo tiene unas características y un patrón distinto, creemos que carece de sentido pautar a todas las personas una misma actuación terapeútica si somos diferentes.

 

INFANTIL

 

En la Consulta nuestro objetivo a la hora de instaurar un tratamiento ortopodológico es controlar biomecánicamente el pie mediante la contención de sus estructuras y nunca pretendemos corregir una deformidad estructurada mediante la hipercorrección, a pesar de ser conocedores de la gran tolerancia del pie del niño ante cualquier actuación.

 

• Pie plano

Con diferencia la mayor preocupación por parte de los padres es el pie plano y el motivo mas frecuente de consulta.

Si bien llamarlo pie plano es un término que puede ser confuso, podemos referirnos al concepto que engloba todas las malposiciones del pie que presentan una disminución en la altura del arco lateral interno asociado con un valgo de retropié.

 

Consideramos dos grandes grupos:

Aquellos que presentan en descarga una estructura normal si bien en carga hay un claro descenso de la bóveda, lo llamamos pie plano flexible y el otro grupo los que presentan una morfología aplanada en ambas situaciones, lo denominamos pie plano rígido.

El primer grupo a nuestro juicio no requiere tratamiento salvo que vaya acompañado de sintomatología (fatiga muscular, caídas frecuentes, excesiva pronación).

Nuestro propósito es conseguir la reducción bien parcial o total de la deformidad, con una buena funcionalidad. Para llevarlo a cabo lo realizamos mediante un tratamiento fisico y ortopodológico que es eficaz para corregir el valgo y levantar el ALI, normalizando la distribución de la carga en el pie durante la fase de apoyo.

 

ADULTO

 

En la Consulta atendemos a muchas personas que presentan patologías susceptibles de tratamiento ortopodológico, sería prolijo hablar de todas ellas si bien las mas habituales son las siguientes:

 

• Fascitis plantar.

Es la inflamación de la fascia, que se localiza en la planta del pie. Al preguntar al paciente siempre manifiesta dolor gradual, que es mas agudo al comenzar a andar y que disminuye con los primeros pasos, empeorando el dolor al permanecer de pie de forma continua, suele ser unilateral.

En la exploración el dolor está localizado en la parte antero-interna del talón, a veces se irradia a lo largo del borde interno del pie. Cuando realizamos la flexión dorsal pasiva de los dedos tensionando la fascia el dolor es mucho mayor.

 

¿Cómo lo tratamos?

A nuestro juicio hay que actuar sobre la causa y el tratamiento debe ser conservador pautando un soporte plantar.

La plantilla para ser efectiva debe controlar el exceso de pronación y el movimiento de la cabeza del primer metatarsiano.

El soporte plantar la mayoría de las veces lo realizamos de polipropileno de 2 mm recubierto de EVA de media densidad y damos apoyo en la cabeza del 1º metatarsiano con EVA de alta densidad.

 

• Espolón calcáneo.

Se produce cuando se forma una espicula ósea en el hueso del talón.

El paciente fundamentalmente refiere dolor en la parte inferior del talón, más intenso en los primeros pasos o después de un período de inactividad, aumenta con la bidepedestación prolongada. No suele acompañarse ni de parestesias ni de dolor nocturno.

En la exploración el paciente manifiesta dolor cuando palpas en la región inferior del talón, la región anteromedial del calcáneo y a lo largo de la fascia plantar. Cuando le dices que camine de puntillas le suele doler más.

Si bien al paciente normalmente le solicitamos que nos aporte alguna prueba complementaria (radiológica) el diagnóstico es fundamentalmente clínico.

Puede ocurrir que el dolor sea muy intenso, el paciente es incapaz de permanecer de pie apoyando el talón y sobrecarga la parte anterior del pie lo que genera un efecto pernicioso en la función del pie y por lo tanto en su calidad de vida. Si esto ocurre hay que pautar un soporte plantar.

 

¿Cómo lo tratamos?

Lo primero y básico es analizar la morfología del pie, posteriormente empezamos a diseñar la ortesis con la premisa de conseguir una descarga selectiva de la zona.

Se confecciona una talonera de látex de 1 cm desde la zona del talón en declive a 0 al inicio del mediopié, en el centro de la talonera disponemos dos aros concéntricos. La talonera debe ir incluida en una palmilla que habitualmente nosotros la realizamos completa.

Hay que hacer la salvedad que si es bilateral se coloca obviamente en ambos talones, sólo si es unilateral se realiza una pelvimetría para compensar o no con el otro pié.

 

SÍGUENOS:

Clínica Podológica El Paseo  | Teléfono: +34 914 79 96 22  | Email: miguel.angel.casado@cesa.aero | info@clinicaelpaseo.com |  Paseo de Extremadura, 113-115 - 1ª planta - Puerta 7, 28011 Madrid

Aviso legal  |  Política de privacidad  |  Política de cookies  |  Términos y condiciones de uso  |  Equipo legal

Realizada por llados.com