PODOLOGÍA

DEPORTIVA

Al practicar deporte se genera un estrés que afecta a las articulaciones y a los músculos de los diferentes segmentos de nuestro cuerpo. Sometemos a nuestros pies a un esfuerzo que en algunas ocasiones excede los mecanismos de adaptación, el pie está sometido a importantes solicitaciones mecánicas que sobrecargan sus estructuras, aparecen las lesiones sobre todo si estas se encuentran alteradas.

El apoyo continuo contra el suelo hace que repercuta a niveles superiores lo que provoca alteraciones en las extremidades y en la columna.

¿Cuál es el objetivo de nuestra práctica profesional con los deportistas?

 

Hacer posible la práctica deportiva con la mayor seguridad, evitando las lesiones y si aparecen planificar los cuidados en los niveles precompetitivo, competitivo y postcompetitivo tendentes a la resolución de las dificultades.

¿Qué ofrecemos a los deportistas?

 

Además de aportar los medios terapeúticos para la recuperación, proporcionamos los elementos preventivos que hagan posible un mayor rendimiento.

 

Analizamos la marcha, que es la actividad común en la mayoría de los deportes mediante el estudio biomecánico en estática y dinámica. Observamos el gesto deportivo y hacemos una valoración postural del deportista, así podemos ver si existe un problema consecuente a un gesto deportivo inadecuado y repetitivo.

¿Cómo prevenimos las lesiones de los deportistas?

 

Solucionando los factores que las desencadenan.

Se realiza una anamnesis y a continuación se explora al deportista de una manera metódica y exhaustiva, tanto en decúbito como en bipedestación y sedestación.

 

Muy importante es adecuar el calzado al tipo de deporte, algunas veces acuden a la consulta con zapatillas inadecuadas, hay que hacer hincapié en que el calzado no puede ser el mismo para deportes colectivos o individuales. Recomendamos que hagan la elección en función de la especialidad deportiva y de la superficie.

¿Qué lesiones tratamos en la Consulta?

Las propias del pie plano-valgo (lesiones por eversión): los deportistas que pronan, básicamente sobrecargan las partes blandas responsables del mantenimiento de la estructura de la bóveda. Las más comunes son la tendinitis, fascitis plantar, espolón calcáneo, fracturas por sobrecarga del escafoides.

 

Las propias del pie cavo-varo (lesiones por inversión): se manifiestan en los deportistas que supinan, porque al apoyar por el borde externo del talón la capacidad de acomodación de la planta del pie al suelo es menor y por tanto tienen menor capacidad de amortiguación. Las más habituales son la luxación de los peroneos, fractura de la epífisis del 5º metatarsiano, lesiones de los ligamentos externos del tobillo.

 

SÍGUENOS:

Clínica Podológica El Paseo  | Teléfono: +34 914 79 96 22  | Email: miguel.angel.casado@cesa.aero | info@clinicaelpaseo.com |  Paseo de Extremadura, 113-115 - 1ª planta - Puerta 7, 28011 Madrid

Aviso legal  |  Política de privacidad  |  Política de cookies  |  Términos y condiciones de uso  |  Equipo legal

Realizada por llados.com